Promueven financiamiento para uso de fogones mejorados

ecofogones

Se invertirán 4.6 millones de lempiras para financiar la cadena de ecofogones.

Tegucigalpa, Honduras.  El proyecto Promoción de Modelos de Negocios Sostenibles para Difundir el uso de Fogones Mejorados PROFOGONES, ejecutado por Fundación Vida, tiene como fin promover un acceso de la población a la tecnología de los fogones a leña ecológicos y así contribuir a mejorar la calidad de vida de diferentes comunidades en Honduras que aún hacen uso de fogones tradicionales a leña.

Por tal razón el director de la Fundación Hondureña de Ambiente y Desarrollo de Vida, FUNDACIÓN VIDA,  Ing. Julio Cárcamo y el director de la Fundación para el Desarrollo Empresarial Rural (Funder), Miguel Ángel Bonilla Reyes, suscribieron un acuerdo  de Cooperación, con el fin de desarrollar un mecanismo para facilitar el acceso a financiamiento para la adquisición de fogones mejorados.

Con base a lo anterior se espera que los recursos previstos vengan a fortalecer la cadena de valor de fogones mejorados, dando acceso a aquellas personas que requieren un cambio de la forma tradicional de cocción a una forma más eficiente, con el propósito de evitar enfermedades que repercuten en su salud y economía,.

Funder es una organización sin fines de lucro dedicada al desarrollo empresarial de las cajas de ahorro y crédito, microempresas y agronegocios en Honduras, quien bajo este convenio aportará recursos económicos en el marco de la ejecución del Proyecto PROFOGONES, con el fin de financiar la cadena de Fogones Mejorados, asimismo liderará todas las operaciones relacionadas con la colocación de fondos a terceros.  

Por su parte la “FUNDACION VIDA”, asignará recursos financieros para dirigirlo al financiamiento comercial hacia el sector de estufas ecológicas y así  promover el microcrédito para la adquisición de fogones mejorados y facilitar las alianzas con los proveedores e implementadores, a fin de que ambos actores puedan obtener el mayor provecho y optimicen el uso del fondo.

Estas tecnologías tienen la capacidad de mejorar la calidad de vida de familias que hacen uso de leña, reduciendo el tiempo de recolección de leña o el gasto financiero para su compra, además de minimizar o evitar las enfermedades respiratorias asociadas a la inhalación de humo de leña.