Comsa: Café de calidad que conquista el mercado mundial

IntercambioMarcala1

Hace algunos días muchos hondureños escucharon por primera vez el nombre de Café Orgánico Márcala o COMSA, luego que su marca apareciera como parte de la publicidad de Death Wish Coffe, una pequeña empresa estadounidense que ganó un concurso entre miles de emprendedoras para  aparecer en medio de millonarios anuncios publicitarios del  Súper Bowl 50.

Comsa comienza en el año 2000 con  61, productores como una sociedad de productores,  que  también estaban afiliados a cajas rurales pero que no contaban con  un mercado para su producto. Fue en el 2001 que la Fundación para el Desarrollo Empresarial Rural (Funder),  “nos apoyó en la legalización funder comsade la sociedad que tenía un límite de 3 millones de lempiras del capital accionario y a desarrollar una visión empresarial e idea de negocio,  dijo Rodolfo Peñalba, gerente de Comsa.

Resaltó que iniciaron exportando 1,537 quintales y en la temporada 2014-2015 alcanzaron una producción de 130 mil quintales de café especial y con un volumen de operaciones de 420 millones de lempiras y 850 socios y socias que son parte de esta iniciativa.

El primer mercado fue Europa particularmente Alemania y en el  2006 iniciaron  exportando a Francia y esa se convirtió en la primera venta directa, con quien todavía se hacen negocios importantes. También el café de Comsa se consume en muchos  otros países de Europa, Estados Unidos, Canadá un poco Australia, Japón, Corea del Sur, Taiwán y  China Continental, “es una aceptación interesante de nuestro café en cada uno de estos países muchos buscan café de altas calidades” enfatizó Peñalba.

El Modelo Empresarial de Funder

Para el Director ejecutivo de Funder, Comsa, representa una de las primeras iniciativas que “podemos decir hemos graduado, bajo el modelo de desarrollo comsa empresarial que la Fundación, impulsa ya que durante más de 14 años le dieron asistencia técnica en organización, mercado, financiamiento, comercialización y hoy es auto sostenible.

Funder asumió el roll importante en “promover la formación de un grupo que viera  la actividad del café, bajo un concepto de visión empresarial y de negocio, por eso surge una sociedad anónima de pequeños productores”, apuntó Bonilla.

Los dueños de esta sociedad son los mismos productores quienes iniciaron en el año 2000 a construir un modelo de organización con el apoyo de Funder. La idea de organizarse les permitió buscar un esquema de diferenciación del café dándoles mejores precios y más ingresos para sus socios y socias.